LA TÉCNICA DE PUNCIÓN SECA PARA TRATAR EL DOLOR MUSCULAR

¿Qué es la punción seca?

La punción seca, es una técnica de fisioterapia que consiste en la introducción de una aguja a través de la piel, sin inyectar ni extraer sustancia alguna, buscando tan sólo el estímulo mecánico de su inserción y su manipulación.

La utilización más habitual de esta técnica es para el tratamiento de puntos gatillo miofasciales o también conocidos popularmente con el nombre de contracturas.

¿Qué es realmente una contractura o punto gatillo miofascial?

Es un nódulo hiperirritable dentro de la banda tensa de un músculo, el cual se caracteriza por ser especialmente doloroso a la compresión y por poder referir dolor a otras zonas.

Estas «contracturas» se encuentran presentes en diferentes patologías muy comunes relacionadas con el dolor, como es el caso del dolor de cabeza, dolor de hombro, lumbago, artrosis de rodilla, fibromialgia, dolor dental, etc.

¿Es normal que siempre me encuentre contracturado?

En ocasiones estas «contracturas» persisten en el cuerpo más de lo que es habitual y esto puede ser debido a un estrés muscular producido por malas posturas en el trabajo, gestos repetitivos, posturas estáticas prolongadas, escoliosis, dismetría en los miembros inferiores, etc.
También puede dificultar la recuperación cualquier situación que provoque un estado hipometabólico en el músculo como un déficit de hierro, vitamina D o vitamina B12. Estas cuestiones deberán ser evaluadas por un fisioterapeuta.

Pero… ¿Cómo me ayudara realmente la punción seca a eliminar mi dolor?

Pues bien, hay más de un mecanismo por el que esta técnica es efectiva, te los enumeramos:

  • Estimulación de fibras nerviosas A-delta.
  • Secreción de opioides endógenos.
  • Estimulación de fibras A-beta que inhibe la transmisión de dolor a nivel central.
  • Acción sobre el sistema nervioso autónomo.
  • Lavado de sustancias irritantes en la zona dolorosa.
  • Ruptura de fibras musculares afectadas.
  • Estiramiento local de las estructuras citoesqueléticas.

¿Duele?

La punción seca es una técnica que puede doler, pero siempre dentro de lo que al paciente le sea tolerable y respetando su decisión de abandonar el tratamiento en cualquier momento. En el caso de fobia a las agujas, se podrá comenzar el tratamiento de dichas «contracturas» con una técnica de punción más superficial y totalmente indolora, y progresar a una técnica profunda más adelante cuando el paciente se sienta preparado.

Conclusión:

La punción seca constituye el mejor tratamiento actual de fisioterapia para el manejo de las contracturas o puntos gatillo miofasciales.

No Comments

Publicar un comentario